Reunion__MG_7393F RETOCADA 2

El Tribunal Supremo declara que no es obligatorio registrar la jornada diaria de los trabajadores.

En su reciente Sentencia de 23 de marzo de 2017, el Tribunal Supremo ha concluido que las empresas no están obligadas a registrar diariamente la jornada de “toda la plantilla”.

En este sentido, el Alto Tribunal señala que la Ley únicamente regula la obligación de registrar las horas extraordinarias y complementarias, así como la jornada de los trabajadores a tiempo parcial.

El Tribunal Supremo fundamenta su fallo en el principio de derecho de la interpretación restrictiva de las nomas limitadoras de derechos y sancionadoras, señalando, en este sentido, que “los Tribunales no pueden suplir al legislador imponiendo a la empresa el establecimiento de un complicado sistema de control horario, mediante una condena genérica”, obligación que supondría un mayor control empresarial con injerencia, entre otros, en el derecho a la intimidad y libertad de los trabajadores, así como en el principio de libertad de empresa . Añade, asimismo, que la Ley de Infracciones y Sanciones en el Orden Social no tipifica “de forma evidente y terminante” la falta de realización o incorrecta realización del registro de la jornada diaria de los trabajadores.

Debe tenerse en cuenta que es la Inspección de Trabajo y Seguridad Social, a través de la Instrucción nº 1/2015, sobre el control de la contratación a tiempo parcial, y la Instrucción nº 3/2016 de marzo, sobre intensificación del control en materia de tiempo de trabajo y de horas extraordinarias, quien, en la práctica, viene “obligando” a que las empresas lleven un registro diario de la jornada de todos los trabajadores bajo pena de sanción por el incumplimiento de dicha obligación con una multa de carácter grave que oscila entre 626 y 6.250 euros.

Finalmente, reseñar que el Alto Tribunal señala la conveniencia de una reforma legislativa que clarifique la obligación de llevar un registro horario y facilite al trabajador la prueba de la realización de horas extraordinarias, si bien concluye que a fecha de hoy dicha obligación no existe.